1 de corintios 1 : 30

“Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, a quien Dios ha hecho nuestra sabiduría, justificación, santificación y redención”

El cuerpo de Cristo debe comprender cuál es su identidad. Cuando Adán pecó la identidad o naturaleza del hombre era el pecado, pero cuando Cristo resucitó la identidad o naturaleza del que lo recibe es la justicia. 

Es una falta gravísima contra la cruz  identificar al hombre nacido de nuevo como pecador. No se puede confundir la posibilidad de pecar del hombre nacido de nuevo con su identidad o naturaleza heredada por Cristo de justificación, así mismo como la habilidad de hacer cosas buenas de los descendientes de Adán no les puede cambiar su naturaleza pecadora.

La naturaleza de lo que somos es una herencia, sea dada por el primer Adán que fue de pecado o por el último Adán que es Cristo que es de justicia. No podemos ser ambas, es la una o la otra, no hay puntos intermedios. ¿Cual eres tú?

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *