2 de Samuel 22 : 2 – 3

”… El Señor es mi roca, mi fortaleza y mi libertador; mi Dios es mi roca en quien me refugio, mi escudo y el fuerte de mi salvación. Él es mi fortaleza, mi refugio y mi Salvador…”

Cuando los Israelitas eran esclavos en Egipto, se fundamentaron en el río Nilo, un recurso natural, para su abastecimiento de agua. Ellos dependían de sus propias manos para llevar el agua del Nilo y no tener que mirar a Dios por Su provisión. Esta es un panorama de auto esfuerzo humano.

Por otro lado, en la tierra prometida de Canaán que Dios había preparado para su apreciado pueblo, no había río Nilo para depender. Así que tuvieron que mirar hacia arriba y dependían únicamente del Señor por la bendición de la lluvia para caer sobre su tierra. tampoco en el desierto había un gran río del cual ellos abastecerse, sino que de la provisión de Dios se mantenían de y de la Roca que era Cristo del cual fluía agua.

Incluso a medida que trabajamos diligentemente en nuestra carrera hoy, ¿dónde está poniendo su confianza? ¿Está en sus esfuerzos propios para proporcionar para sí mismo, o en la dependencia del Señor para ser bendecido, incrementado y promovido? Es el momento de mirar hacia arriba, sobre todo en tiempos de crisis económica, cuando el “Nilo” del mundo se está secando.

Busque a Jesús para su suministro!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *