Africanos se entregan a Dios tras devastación causado por ciclón en Mozambique

MOZAMBIQUE.- Más de 150 cristianos se reunieron para orar por intervención divina, entre los escombros de las iglesias afectadas por el ciclón Idai, que devastó el sur de África.

«Pedimos a Jesús que nos proteja y que esto no suceda de nuevo«, dijo la sobreviviente María Domingas, de 60 años, que vio árboles alcanzando su casa y agua inundando su cuarto.

El ciclón Idai alcanzó la ciudad de Beira con vientos de hasta 170 kilómetros por hora, antes de seguir a Zimbabue y Malawi, destruyendo casas y matando al menos a 656 personas.

El número de muertos en Mozambique subió de 417 a 446, informó un ministro del Gobierno. En Zimbabwe, las agencias de las Naciones Unidas emitieron balances diferentes de 259 y 154, mientras que 56 personas murieron en Malawi.

Los evangélicos tuvieron que reunirse en el patio de la iglesia debido a los fuertes daños provocados por el ciclón. El techo de chapa de metal se derrumbó y la iglesia ha quedado repleta de escombros.

Incluso con el escenario devastador, los cristianos levantaron los brazos hacia el cielo y se unieron en oración. «Usted puede ver la fuerza en sus ojos», dijo el pastor de 36 años, conocido como Júnior. «A partir de hoy, estamos aguardando«.

«Sólo con Dios podemos seguir adelante«, dijo Rosa Manuel, de 59 años, que perdió una casa que ella había construido para alquilar.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *