La situación ideal para el matrimonio cristiano es, por supuesto, cuando ambos individuos son vírgenes, habiendo comprendido que el matrimonio es el único lugar en la voluntad de