Dios Salvó a 2 Jóvenes atrapados en el Océano

La historia que  ha impactado al mundo;

Dos adolescentes que fueron rescatados, tras un milagro de parte de Dios.

Estos jóvenes se encontraban en el océano por más de una hora, identificado como Tayler Smith y Hedel Brown.

Se fueron a nadar en una playa, en San Jhon Cantic Florida, con un grupo de amigo, mientras fueron atrapado por una corriente que los alejo de tierra,

En ese día estaba disfrutando, un día libre de su escuela, querían viajar a una isla nadando, para  demostrar que eran fuertes e incompetentes.

Pero este reto se convertiría en el último de su vida, una corriente lo empujó hacia adentro, cuentan que cuando trataban de regresar la corriente lo empujaba más, con más ímpetu, ellos entraron en pánico.

El joven Smith comenzó a luchar físicamente con calambre que corría en su cuerpo, mientras se debilitaban, pensaron que no lo lograría.

 Pero ahí, en ese callejón sin salida, recurrieron a Dios y comenzaron a clamar, de la siguiente manera;

Si realmente tiene un propósito  con nosotros, por favor ven, solo envíanos algo, Dios…. por favor no deje que este sea nuestro fin, todavía quiero ver a mi familia, ordena a  alguien para que nos salve.

Tras esta plegarias, en ese momento vieron un bote, que curiosamente se llama Amén, gritaron con toda su fuerza, y las personas que estaban en el bote lograron verlo, el capitán Erick Warner, dijo que mientras iban, escucharon unos gritos pero no creían que hubieran personas porque estaban a 3.2 km de la costa, pero miraron detrás de ellos, unos brazos agitándose, se acercaron lo suficiente y lanzaron chalecos, salva vida y una cuerda, para rescatarlos.

Estos jóvenes fueron  sacados, mientras su cuerpo  temblaba incontrolablemente,  no podían hablar. Pero  diez minutos después de su rescate, volvieron a su estado normal.

Luego,  la joven lo primero que  expresó fue;  Dios es real.

El capitán del bote Erick dijo: que esta experiencia a fortalecido su fe, ya que lo sucedido no fue suerte sino obra de Dios, a pesar de que ese día habían salido del puerto, barco de pesca y no suelen acercarse a la costa, ellos eran el único bote cerca de la costa que habían salido ese día, fue una intervención divina dijo Erick.

Estaban ahí con un propósito, no tuvo nada que ver con él, simplemente me pusieron en el lugar correcto, en el momento adecuado e hizo lo que otro haría…subirlo a bordo.

 Warner planeaba cambiarle el nombre al barco, pero lo dejará con el mismo nombre de Amen.

Una vez más, aquí vemos la mano benéfica de Dios obrando, no por nuestras propia voluntad, sino por su misericordia, ya que él se complace en  rescatarnos y darnos la oportunidad para que le busquemos, por eso la Biblia dice; clama a mí y yo te responderé y te mostrare cosas grandes y oculta que tu no conoce. Jeremías 33:3

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *