Génesis 15 : 5

“Entonces Abram fue llevado fuera y le dijo: “Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar.” Y Él le dijo: “Así será tu descendencia.”

Abram se visualizaba a sí mismo sin hijos y a su esposa Sara que era estéril como estéril, es decir sin descendencia. Pero el Señor vio todo lo contrario, vio mas allá. Vio a Abram no sólo con uno, sino con innumerables descendientes. Fue por esa promesa que le cambió el nombre de Abram a “Abraham”, que significa “padre de muchas naciones.”

El nuevo nombre de Abraham le ayudó a concebirse a sí mismo como Dios le veía, debido a que el nombre carga la esencia del individuo, por eso se nos dará un nombre nuevo.

El Señor también le dio otra vista, las numerosas estrellas en el cielo. “Así será tu descendencia”, dijo el Señor. Así que cuando Abraham mirara el cielo nocturno, recordaría la promesa del Señor y “vería” a todos sus hijos, o sea su mente, su imaginación, punto de vista, ahora sería diferente, cambiaría de lo que él imaginaba a lo que Dios le mostró para que pensara o imaginara. Finalmente, tuvo a Isaac por medio de Sara.

Así tú debes aferrarte de las imágenes de las promesas de la Palabra de Dios. Vea lo que el Señor dice acerca de usted y su situación particular. No dejes que estas imágenes de promesas se aparten de sus ojos. Abrácelas en su corazón. Y un día, vas a estar experimentando lo que ha contemplado en la fe. Amén.

Ya que, cuando comenzamos a conocer al Señor nos vamos conociendo nosotros mismo.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *