La predicación y oración de un hombre que carga una cruz, por las calles.

EE.UU..- La Biblia registra el llamado de Jesucristo a todos sus seguidores a tomar la cruz y seguirlo. El norteamericano Acie Burleson, de 34 años, encaró la convocatoria de forma literal e inició una caminata de más de 3.000 kilómetros por las calles de su país.

Burleson dejó su estado natal, Carolina del Sur, viajando de ciudad en ciudad cargando una cruz de madera que él construyó. Su destino final es el Gran Cañón, en ArizonaDijo que recibió la dirección de Dios para predicar el Evangelio y orar por la gente. «Dios me llamó para hacer eso», destacó.

«En el momento en que entregué mi vida a Cristo, mi vida cambió radicalmente. Es por esto que realizo esta caminata, es por Jesús», dijo Burleson. «Jesús es lo máximo«.

Para su viaje, Burleson lleva una carpa para poder descansar, pero varias personas lo reciben en sus casas o iglesias, ofreciendo abrigo para que él pueda cumplir la meta de viaje.

En sus cuentas, debe llegar al Gran Cañón en tres meses. Cuando llegue allí, él no sabe con certeza qué hará, pero ya tiene varias historias de conversiones para testificar.

Una de ellas es sobre una mujer que pasó en su automóvil por él, hizo la vuelta y volvió a su encuentro llorando, saliendo del carro y diciendo que buscaba un lugar para matarse, pero vio la cruz que Burleson cargaba y se acordó de JesúsOtras personas detienen sus carros y piden oración.

Burleson está agradecido por tener el apoyo de su esposa e hijos, porque un día  él no sintió ganas de proseguir con el viaje, pero su esposa le alentó a continuar. Otros pararon y oraban con él a lo largo de la carretera.

«Dad por gracias lo que por gracias os recibiste.» Mateo 10:8

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *