Los 10 mandamientos del noviazgo cristiano.

I. Amarás a Dios más que a tu pareja

Los Cristianos que tiene una relación de noviazgos, deben amar a Dios, sobre todas las cosas, de hecho nunca lo que Dios te da, puede estar por encima de Él.

II. La meta del noviazgo es el matrimonio

La solemnidad del matrimonio, es algo, a lo que muchas personas no le gusta tocar, y que muchas de las personas no cristianas no le gustan ese compromiso, de amar a alguien para toda la vida, sino que se ha vuelto normal para muchas personas juntarse y luego separarse cuando quieran, y esto lo que da lugar a una familia difunsional. por ende, el propósito del noviazgo es el matrimonio.

III. No fornicarás

La biblia dice que el creyente debe huir de la fornicación (1 Corintios 6:18). Los novios cristianos deben mantenerse alejados del pecado. Las relaciones sexuales antes del matrimonio son un pecado que traerá consecuencias negativas a la pareja. por eso no ciertas cosas que se dan en el matrimonio no pueden llevarse en el noviazgos, por ejemplo: las caricias, el manoseos, etc, porque este puede llevar a la persona a fornicar y corromper el pacto prematrimonial.


IV. Eviten estar ambos solos

Lo correcto sería cuidarse de tal manera, que no den lugar alguna para excitar la carne, porque esto puede llevar a pensamientos y hasta la práctica, por eso lo recomendable no es que estén solos, por más que lo ame, o la ame, recuerda que tienen que amar a Dios, y más cuando no lo estén viendo, y que el que ama a Dios, no deshonra a su pareja, no le da lugar al pecado y no contristar el Espíritu Santo.

V. Muestre respeto mutuo

El respecto es fundamental, ya que de ambos, tiene que surgir este respecto, demostrandose uno a otros que por encima de todas las cosas aman a Dios, el secreto está en decirle a Dios lo mucho que ama a esa persona, y en demostrarle a esa persona lo mucho que ama a Dios…


VI. Hablar de los temas sensibles

Es importante tocar aquellos temas incomodo, pero que realmente y bien manejado se pueden tocar, con respecto, confianza y en el momento preciso, de modo que lo que les puede ser un problema no resuelto para el futuro se puede ir tratando debidamente en el presente, y hasta buscar la consejería.

VII. Ahorren dinero

Comúnmente cuando se habla de ahorros, gastos, bodas, se piensa en el hombre, de modo que este tenga que buscar todo el dinero que se gastará, pero ambos pueden ahorrar, para la misma causa, para asegurar un futuro familiar y todo aquella situaciones económica que tengan que enfrentar como pareja, y más si los dos trabajan.


VIII. Busquen un mentor

Como parte de la preparación para el matrimonio, es de vital importancia que los novios puedan tener una persona (o una pareja casada) que pueda servir de mentores y a quienes se les pueda rendir cuentas. Estas personas deben ser cristianos maduros y de buen testimonio para guiar a la futura pareja durante el noviazgo y el matrimonio. Para que la tarea de los mentores sea efectiva, se debe procurar la mayor sinceridad y transparencia departe de los novios. Asimismo, se recomienda charlas prematrimoniales para que la futura pareja pueda tener una perspectiva más amplia y objetiva, de la decisión que han tomado.
IX. Conoce la familia de tu pareja

X. Tener expectativas claras

Es relevante, que ambos se conozcan bien, que quieren, cual es su meta, su propósito juntos, ya no se puede pensar egoístamente, sino el uno pensar primero por el otro, si lo que hace afecta el otro, tampoco privarse de algo que no le afecte en nada, y es importante tocar esto temas antes del matrimonio, para cuando llegue ese día, saber con quien se unió.

Esto es algo de lo que carecen LAS PERSONAS, que no conocen a Dios, se juntan y todo parece color de rosa, hasta que después sale a la luz, el verdadero carácter de dicha persona…..

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *