Multitudes reciben la palabra de Dios por un hombre con discapacidad

República Dominicana.- El evangelista Manuel Martínez Febles, de 40 años de edad y proveniente de La Romana, sufrió la enfermedad de poliomielitis cuando apenas tenía tres años y nueve meses de edad, lo que le afectó su capacidad para movilizarse.

Febles es apreciado por muchas personas por su valor espiritual incalculable, que a pesar de la enfermedad salió adelante para convertirse en uno de los evangelistas más populares, según publica el Diario Libre.

A pesar de tener dificultades para mover sus piernas, que lo hace un ser diminuto, Febles ha movilizado multitudes, logrando la conversión de cientos de personas de muchas localidades de República Dominicana y de diferentes pueblos donde es llevado.

Sus prédicas, sus fuerzas de voluntad y seguridad al hablar, así como su pureza lexical, hacen vibrar los templos donde se presenta por invitación a conferencias y animación de Fe.

Es hijo de Agustina Febles y del obrero Celso Martínez. Cuando jugaba pelota en su adolescencia, los muchachos del barrio comenzaron a decirle «niño mono«, lo que lo irritaba y llegó a pelear por ese tipo de burla o escarnio.

Cuando Manuel le habló a Maria Luisa para casarse, encontró un rechazo rotundo en la familia de la mujer y de personas que siempre opinan, que le decían «cómo te vas a casar con ese cojo«, cómo te va a mantener, tu no podrás tener hijos».

Hoy María Luisa, con dos hijos, confiesa ser una mujer completamente feliz por haberse casado con Manuel Martínez, «que a pesar de su discapacidad me ha dado todo, es cariñoso, buen hombre y excelente padre».

«Hay quienes tienen sus dos piernas y no pueden correr, hay quienes a pesar de tener las posibilidades hoy solo tienen limitaciones para emprender metas y lograr cosas», dijo Manuel.

«La discapacidad más grande nace en las mentes de aquellos que nunca se atreven.«

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *