Un veterano del ejército trató de suicidarse, pero Dios intervino

Bryan Flanery sabe lo que es estar desesperado. Flanery, quien antes de su retiro sirvió en el Ejército de los Estados Unidos y se desplegó en Afganistán, experimentó las cicatrices físicas y emocionales que a menudo vienen con la guerra, y esos dolores internos y externos lo llevaron al punto de quitarse la vida.

«En un cuartel, me tragué dos botellas de píldoras, me recosté en una cama, reí y sonreí por primera vez en dos años porque sabía que casi todo había terminado», dijo a PureFlix.com en «Pure Talk».

Flanery, quien apareció en el programa junto a su esposa, Jenn, declaró que un soldado con el que nunca habló al azar entró en su cuartel para ver si quería jugar vídeo juegos y encontró que se estaba muriendo.

«Me salvó la vida», dijo Flanery.

Fue un encuentro poco probable que impidió lo impensable. En ese momento, Flanery era un ateo que no pensaba mucho en los «momentos de Dios» que lo sostenían y lo salvaban, pero hoy tiene una perspectiva totalmente diferente después de encontrar la fe y la sanidad a través de REBOOT Combat Recovery.

REBOOT Combat Recovery, parte de Reboot Alliance y uno de los socios clave de PureFlix.com, desarrolla programas basados en la fe a lo largo de los Estados Unidos, que ayudan a los veteranos y sus familias a enfrentar problemas luego de su servicio al país.

«Mi vida cambió para siempre», dijo Flanery sobre su experiencia en REBOOT.

Jenn también reveló el impacto que REBOOT ha tenido en su esposo y su familia, hablando sobre el poder de la transformación de su esposo y «su voluntad de hacer lo que sea necesario para que la gente llegue a donde estaba y donde estaba ahora».

Jenn también habló sobre el influenncia que el programa ha tenido sobre su propia vida.

«A través de REBOOT también aprendí que tengo una voz y tengo mi lado de la historia», dijo, y expresó que el curso permite que las personas «escuchen el lado del cónyuge si tienen dificultades».

Bryan concluyó la entrevista ofreciendo algunos poderosos recordatorios de la bondad de Dios.

«Es importante darse cuenta, que Dios nunca es la causa de tus problemas, pero él siempre es la solución», dijo. «Ahora puedo ayudar a las personas en sus peores momentos».

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *