Una señora vuelve a tener latidos del corazón después que su pareja clamó a Jesús

EE.UU.- Una mujer, que padeció un paro cardíaco y fue declarada en deceso por los médicos, volvió a la vida una vez que su esposo oró a Jesús por un milagro.

Gina empezó a experimentar intensos dolores en el pecho. Su esposo, Aarón, la llevó al hospital, y al llegar corrió en busca de ayuda. Gina fue llevada a la sala de emergencias.

“Era difícil verla, como tres personas le hacían la reanimación cardiopulmonar (RCP). Saber que la persona que más amas se está muriendo justo delante de ti, es realmente doloroso”, expresó Aarón.

El equipo médico realizó la RCP dos veces, pero Gina no respondía. Su situación parecía sin aliento.

“Recuerdo que miré el monitor de signos vitales y vi cero latidos del corazón, cero oxígeno, solo cero, nada, ninguna esperanza en absoluto. Sabía que el diablo estaba tratando de llevarse a mi esposa y no lo iba a dejar ganar. Por eso clamé a Jesús y lo invoqué tantas veces“, dijo Aarón a CBN News.

Fue entonces cuando Aarón tomó los pies de Gina y comenzó a rogar a Jesús para que le devuelva la vida. Estaba reprendiendo a Satanás. “Se sentía como si la habitación estuviera temblando, cada vez que mencionaba el nombre de Jesús. “Y en seguida, recuerdo que la enfermera dijo: “Tenemos un latido del corazón“”, relató el hombre.

El equipo médico volvió a trabajar y, en pocos minutos, la condición de Gina se estabilizó y fue llevada a UCI. El Dr. James Bhaskar, un médico de emergencias y amigo de la familia, descubrió que la causa del ataque al corazón de Gina fue un bloqueo en una de sus arterias. A ella le urgía una cirugía, pero tenían que esperar hasta que Gina estuviera estable para la operación.

Aarón llamó a toda su familia y a su iglesia para unirse con él en oración. En 24 horas, Gina empezó a responder a los comandos verbales y estuvo en condiciones para la cirugía.

De manera milagrosa, Gina se despertó tras la cirugía sin ningún inconveniente y regresó a casa sólo dos días tras el procedimiento. “Es realmente un milagro que la medicina moderna no puede explicar“, reconoce el Dr. Bhaskar.

Hoy Gina lleva una vida normal como madre y esposa, y nunca más volvió a tener problemas cardiovasculares. Por donde van, Gina y Aarón comparten su testimonio del poder de Dios.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *