> (VÍDEO) 3 ERRORES que cometemos al ORAR - Actualizados

(VÍDEO) 3 ERRORES que cometemos al ORAR

A través de la Biblia vemos claramente que orar es hablar con Dios.
Cuando oramos abrimos nuestro corazón a Dios para contarle cómo
nos sentimos.

Bien es cierto que nuestro Padre sabe de antemano lo que necesitamos, (Salmos 139:4).
Pero como a todo buen padre, a Él le encanta escuchar la voz de sus hijos.
Esta ocasión veremos 3 principales Errores que cometemos al orar,

  1. Pedimos para nuestros deleites.

Santiago 4:3
Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.

En muchas ocasiones solo le pedimos a Dios las cosas que nosotros queremos.
Son muy pocas las personas que le piden a Dios que le haga ver en qué están fallando, qué tiene que arreglar en su vida.

Hay unos versículos que las personas malinterpretan ya que lo toman literalmente, y no Bíblica, Teológicamente:

La Biblia establece Mateo 7:7-8.
Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

Juan 14:13.
Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

Es cierto que cuando la Biblia emplea la palabra “Todo” se refiere a TODO, pero específicamente a TODO lo que sea a la voluntad de Dios, es decir, no lo que yo quiera, sino lo que Dios quiera en mí.

Jesús en la oración modelo que usó, dijo: “Venga tu reino. HÁGASE TU VOLUNTAD, como en el cielo, así
también en la tierra. Mateo 6:10.
Como Dios reina, gobierna en el cielo, que reine también en nuestros corazones.

2-Dar órdenes a Dios

Hay frases que se hacen muy famosas por el hecho de que se escuchan bonitas, pero no tienen fundamentos Bíblicos, por ejemplo, Creflo Dollar el cual es un Pastor, dijo en una ocasión:

“Cuando oramos, creyendo que ya hemos recibido lo que estamos orando,
Dios no tiene más remedio que hacer que nuestras oraciones se cumplan…
Es una clave para conseguir resultados como cristianos.”

No es que Dios tenga que darnos algo, de hecho, nosotros no merecemos nada, pues si recibimos algo, es por su soberana voluntad.

Dios no está obligado a responder todas nuestras oraciones.
Jesús en el Getsemaní, cuando estaba cerca de ser arrestado,
y más luego crucificado, le dijo al Padre en oración:
“Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero que no se haga mi
voluntad, sino la tuya.”

Santiago 4:15 DICE:
En lugar de lo cual deberíais decir: SI EL SEÑOR QUIERE, viviremos y haremos esto o aquello.

3- Vanas palabrerías
Mateo 6:7.
Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.

Es común que las personas hagan vanas repeticiones,
cuando hablamos de repeticiones nos referimos al hecho
de que repetimos palabras y frases sin la más mínima
intención de hacerlo con todo el corazón.

A veces pedimos para que las personas nos escuchen, pero
no para que Dios nos escuche.
Jesús, en la oración modelo, también dijo, al iniciar esa oración:

“VOSOTROS, PUES ORARÉIS ASÍ: PADRE NUESTRO, que estás en los Cielos…”
Los Judíos no hablaban con Dios de “Padre”, no le decían Padre, y cuando Jesús empieza a orar; Él dice que le digan Padre.
Y es ahí donde inicia una relación de intimidad muy diferente.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *